En la Finca La Mica, ubicada en el Volcán de San Salvador, personal del Cuerpo de Bomberos, de la Comisión Municipal de Protección Civil, guardarrecursos y personal técnico del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), han trabajado sin cesar para sofocar las llamas que amenazan la flora, la fauna y a la población que habita en los alrededores del Volcán.

El fuego en varios de los focos localizados por las autoridades, ha logrado ser controlado con éxito, sin embargo, las labores continuarán hasta que se garantice el cese de cada uno de los puntos que representan peligro.

El equipo que se dedica de lleno a apagar los incendios es de aproximadamente 150 personas, destacadas en las zonas, distribuidas en cuatro grupos de trabajo, en igual número de focos de fuego, y se cuenta además con el apoyo del helicóptero de la Fuerza Armada de El Salvador.

Se mantiene además el Puesto de Mando a 400 metros al poniente del redondel El Roble, calle el Roble.

Hasta el mes de marzo un total de 43 incendios forestales han afectado 1,197 hectáreas de Áreas Naturales Protegidas (ANP) y 770 hectáreas en zonas de amortiguamiento (zonas colindantes), según informó la ministra de medio ambiente y recursos naturales, Lina Pohl.

El 90.8% de las hectáreas afectadas se concentran en los departamentos de La Libertad, San Vicente y Usulután.

En El Salvador gran parte de los incendios forestales ocurren en zonas de bosques naturales y secundarios, que se caracterizan por tener en sus proximidades áreas con actividades agropecuarias o con núcleos de poblaciones cercanas, urbanas y rurales.

Estos bosques tienen la categoría de Área Natural Protegida y constituyen ecosistemas especiales para el país, porque conservan buena parte de la biodiversidad que no existe en otros sitios y porque de ahí se provee de servicios ecosistémicos claves para las mismas personas: agua, madera, leña, fertilidad del suelo, entre otros.

El origen de los incendios forestales, manifestó la titular de medio ambiente, se encuentra directamente vinculado a la actividad productiva, en principio a las actividades agropecuarias que utilizan el fuego como práctica para preparar el suelo para la siembra, como en los granos básicos y el pasto para el ganado; o para la cosecha de algunos cultivos como la caña de azúcar.

Otra causante son actividades ilícitas como la cacería de fauna silvestre, donde se usa el fuego para movilizar a los animales hacia sitios donde resulte fácil su captura y no descartó que estos siniestros sean provocados intencionalmente.

La incidencia de los incendios forestales tiene como elementos detonantes a la ausencia de humedad en el ambiente, muchas veces producto de la sequía de años anteriores y el uso del fuego irresponsable.

conversaciones de facebook