El vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, advirtió sobre las consecuencias para el país si sigue perdiendo los créditos que ya han sido aprobados por organismos internacionales, y que solo necesitan ser ratificados por la Asamblea Legislativa.

Los recursos  para construir el nuevo hospital Rosales y las tres nuevas sedes de Ciudad Mujer que estarían ubicadas en Cabañas, Chalatenango y La Unión están en riesgo de perderse  si la Asamblea Legislativa no ratifica los préstamos en los próximos días.

«Vamos a seguir haciendo todas la gestiones para tratar de flexibilizar la posición del principal partido de oposición, en éste caso ARENA, para que se pueda concurrir con los votos que se requieren, de mayoría calificada en la Asamblea Legislativa, principalmente en aquellos préstamos que tienen un enorme impacto en el tema de la salud y la seguridad», expreso el vicepresidente.

Hay otros créditos por $100 millones que están destinados para tecnología, laboratorio forense y para la renovación la flota vehicular de la Policía Nacional Civil (PNC), que también vencen en septiembre.

Estos créditos han sido avalados y en caso de no ratificarse, El Salvador estaría perdiendo seriedad ante la comunidad internacional  y sería afectado en el récord crediticio. El vicepresidente expresó «que de seguir con ésta tendencia por la negativa de ARENA de no acompañar préstamos claves, entre los próximos 5 a 8 años no se afecta a éste gobierno, se afecta al país en mediano plazo, porque entonces vamos a dejar de ser un punto de referencia para habilitar préstamos que son necesarios para el desarrollo económico y social, que todos los países hacen uso de este recurso de financiamiento».

Son siete los créditos pendientes en el parlamento por un monto que supera $510 millones y al no ejecutarse se afectan los planes y programas para las familias más necesitadas del país.

Tomado de Canal 10, tves.

conversaciones de facebook