Los cuatro huevos fueron extraídos del nido de la pareja, que se encuentra en el recinto de exhibición del aviario para ser incubados artificialmente, ya que en años anteriores el emú macho no había logrado que los huevos empollaran naturalmente. La incubación en vida silvestre, es tarea del macho, el cual lo realiza intensamente, al grado de permanecer sin alimentarse durante todo el periodo.

La incubación de cuatro huevos de emú en el Zoológico Nacional de El Salvador fue calificado de exitoso por los médicos veterinarios y biólogos que intervinieron en el proceso de reproducción animal.

Los cuatro huevos fueron extraídos del nido de la pareja, que se encuentra en el recinto de exhibición del aviario para ser incubados artificialmente, ya que en años anteriores el emú macho no había logrado que los huevos empollaran naturalmente. La incubación en vida silvestre, es tarea del macho, el cual lo realiza intensamente, al grado de permanecer sin alimentarse durante todo el periodo.

Según la bióloga encargada del área, Jeniffer Ábrego, especialista en aves del parque zoológico, la incubación inició el 20 de diciembre del 2016, teniendo una duración de 55 días aproximadamente. Al momento de romper el cascarón, fue necesaria la asistencia veterinaria, dado que las cuatro aves nacieron con vísceras expuestas, lo que obligó a los veterinarios a realizar suturas y aplicación de antibióticos en el área umbilical de las crías.

Según la Dra. Virna Ortiz, coordinadora del Departamento de Veterinaria del Zoológico de El Salvador, es la primera vez que se logra la incubación artificial de esta especie en el parque. “Las aves lograron sobrevivir, ya que desde su nacimiento (en febrero de 2017), no muestran ningún tipo de complicación en su salud, con excepción de uno de ellos que tiene problemas en una de sus patas”, señala.

Con asistencia de los biólogos y veterinarios del Parque Zoológico, los pequeños ejemplares crecen en un recinto no expuesto al público; han logrado un tamaño normal y se alimentan de vegetales y concentrados que les proveen los biólogos. “Con estas nuevas crías, hemos aportado nuevos conocimientos a la ciencia en la reproducción por medio de incubación artificial de esta especie”, explica Miranda.

El emú es la segunda ave más grande del mundo, superada únicamente por el avestruz. Son aves nómadas y su población está aumentando en Australia, de donde son originarias. Las nuevas crías serán puestos en exhibición del público salvadoreño en meses posteriores, luego de concluir con el proceso de adaptación y crecimiento.

conversaciones de facebook