La Ruta del Combatiente es un atractivo turístico que el Gobierno de El Salvador busca potenciar en el municipio de Guazapa. Este lugar es atractivo, no solo por su belleza natural, sino por su historia, pues durante la guerra la topografía del lugar fue la indicada para servir de refugio a los combatientes. El recorrido incluye la visita a cinco tatús (escondites subterráneos) y nacimientos de agua.

A 4 kilómetros de la carretera Troncal del Norte, en dirección hacia el caserío Los Chiquillos, en el municipio de Guazapa, se encuentra un lugar lleno de historia y belleza natural: la Ruta del Combatiente.

Este particular atractivo turístico es rico por la historia que envuelve, pues durante la guerra en El Salvador, la topografía mostró poseer los elementos necesarios para servir de escondite para los combatientes.

Actualmente, el Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Turismo (MITUR), en coordinación con la municipalidad, busca potenciar los atractivos de la zona para atraer turismo y propiciar un dinamismo económico en la localidad.

El recorrido por la Ruta del Combatiente se realiza en aproximadamente dos horas y media, que incluyen la visita a cinco tatús (escondites subterráneos) y nacimientos de agua. Las cuevas son precisamente los lugares en donde los combatientes se refugiaban para la época del conflicto armado.

Guazpa, además, posee otros atractivos turísticos: sacadera de chaparro, a 24 kilómetros y medio de la carretera Troncal del Norte; museo, a 200 metros desde la carretera Troncal del Norte, Calle 5 de Noviembre; y Finca de Don Chiminio, a 20 minutos desde la carretera Troncal del Norte.

conversaciones de facebook