Los efectos que acarrea la falta de respaldo del partido ARENA a la propuesta del Gobierno para solventar en lo inmediato los compromisos financieros del Estado afectan a toda la sociedad salvadoreña, incluido el sector empresarial y la población más vulnerable, aseguró la economista Julia Evelyn Martínez.

«La imagen que yo utilizo es para arrinconarlo (al Gobierno) y debilitarle el apoyo político», señaló durante la entrevista El Salvador Ahora del martes 18 de abril.

Subrayó que el partido de oposición está «siguiendo una estrategia política y una estrategia electoral, están llevando al país, a la economía salvadoreña y a la familia salvadoreña a una situación que puede llegar a una recesión económica».

La economista, catedrática de la Universidad Centroamericana (UCA), enfatizó que la situación deficitaria que atraviesan las finanzas públicas está relacionada a las reformas estructurales realizadas a principios de la década de 1990, como las privatizaciones (en particular la del sistema de pensiones), exenciones fiscales para los grandes capitales, la liberalización del mercado salvadoreño y la dolarización.

 Estas reformas, aseguró, quitaron margen de maniobra financiera al Estado.

«Si en este momento no se resuelven las causas fundamentales que originan esta crisis fiscal, en tres o seis meses, aunque aprueben estos préstamos, en seis meses o poco más, al final del año, se va volver a caer en otro impago y se va volver a caer en otra crisis fiscal», agregó.

Añadió que ARENA «se están llevando de encuentro, no solo a la economía, no solo a las empresas, sino a la sociedad en su conjunto» con su negativa a aprobar los fondos para el pago de los intereses a las AFP y apoyar al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA).

Con la situación de impago «los bancos internacionales, los fondos de inversión internacional, todos los que pueden prestarle -no solo al Gobierno, comprándole la deuda al Gobierno- sino que también los que dan préstamos a bancos que operan en el país, ya sean nacionales o transnacionales, entonces van a encarecer la tasa de interés, porque a mayor riesgo de un país mayor es la tasa de interés», alertó.

Dicha situación, añadió, provoca el encarecimiento de los créditos para las empresas, generando a su vez un incremento en sus costos de producción y en los precios de sus productos.

«El mercado interno no está tan dinámico como para adaptarse a esos costos de producción más altos, y podría ser entonces que las empresas, al alimentar los costos de producción, redujeran su producción y redujeran sus ventas y redujeran sus ganancias», dijo.

conversaciones de facebook