El Complejo Penitenciario de Izalco se convertirá en marzo próximo en el más grande y moderno de Centroamérica, con la puesta en marcha de la granja penitenciaria, última etapa del proyecto.

El vicepresidente de la república, Óscar Ortiz, en compañía de funcionarios del Gabinete de Seguridad, inauguró hoy la fase III del Complejo Penitenciario de Seguridad de Izalco, en el departamento de Sonsonate, como parte de la reforma penitenciaria que avanza en el país.

 Esta etapa tiene tres módulos con capacidad para albergar a 672 privados de libertad cada uno, en celdas de 12 internos, obteniendo una capacidad general de 2,016 reclusos.

Cuenta también con más de 100 cámaras en circuito cerrado de televisión para la optimización de la vigilancia perimetral.

Esta obra es parte de las apuestas del Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén en materia de seguridad, pues con la reforma penitenciaria y el reforzamiento de la seguridad en estos centros se ha logrado controlar el encargo de extorsiones y homicidios desde las cárceles.

El Complejo Penitenciario de Izalco se convertirá en marzo próximo en el más grande, moderno y seguro de Centroamérica, con la puesta en marcha de la granja penitenciaria, última etapa del proyecto.

Con esta cárcel también se inicia el proceso de reingeniería del Sistema Penitenciario con personal nuevo y capacitado.

La construcción de la obra se realizó con una inversión de casi $8,3 millones, a través de los fondos otorgados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Las obras terminadas comprenden toda la infraestructura complementaria que incluye: techos, electricidad, partes estructurales, dotación de cisternas, muros perimetrales, entre otros.  

conversaciones de facebook